Libertad virtual

Implotado por Ruizist! el 07.11.13 @ 17:43 | 4 comentarios
Temas recurrentes: Computando, En serio te digo, Medios | Keywords: , , , , , , , , , , , ,

“No se trata de que estén convirtiendo una red pública y libre en un centro comercial. Internet ya es un mall comercial. Tu revolucionario video que está publicado en YouTube ya tiene anuncios de Google insertados en él. Y sí: ese es el precio de la libertad cuando estás operando en la red de alguien más.

(…) Internet está justo entre el ‘cubo de azúcar‘ y el McNugget, entre la colorida disidencia de los hippies y la sofisticada manipulación de las corporaciones. Y en este sentido quiero pensar que a las actuales generaciones de programadores, bloggers, tuiteros, y demás, nos corresponde definir hacia qué lado se inclinará la balanza. Aquí nos remitimos al famoso mantra acuñado por (Douglas) Rushkoff, que reza: ‘programa o serás programado’.

(…) O fundamos algo diferente, inspirado en nuestra experiencia digital pero blindado ante su posible corporativización, o seguimos alimentando esta fábrica de nuevos paradigmas que es la Red al mismo tiempo que nos convertimos en una hipersofisticada tribu de consumidores”.

De hippies a microchips: los antecedentes contraculturales de Internet

4 comentarios »

Suscripción a RSS para los comentarios de este post. URI para trackbacks

  1. Suena un poco paranoico, que todavía haya tanto disponible gratis no es casualidad ni descuido.

    Justo venía de leer en un blog, sobre el movimiento bloggero argentino que nació en 2008 frente a la hegemonía mediática.
    Creo que ahora hay una cierta “rivalidad” entre la blogósfera y la red social. Con una clara preferencia por la primera: ahí vos expresas tu opinión y tenés la presión de fundamentarla bien, porque sino te comen crudo.
    La red social, genera una ilusión de horizontalidad donde crees que discutís de igual a igual los temas con los medios hegemónicos de siempre, pero en realidad la plataforma misma te limita: no podés explayarte, te limitas a la repetición casi textual (el “compartir”). El medio condiciona el mensaje.

    Yo reformularía la frase de Rushkoff en: “expresá y fundá tu opinión, o te limitarás a compartir memes en redes sociales”.

    Comentó Teodorico el 11.11.13 a las 8:17 pm — #permalink

  2. Me suena a la vieja dicotomía comunicacional “acceso y participación” adaptada a los tiempos de Internet. Una cosa es tener acceso y un simulacro de voz, y otra que tu participación tenga peso e influya en la toma de decisiones.

    Totalmente, creo que la red genera ilusiones de todo tipo: de horizontalidad, de control, de participación, de bananez (?). Con todo, creo que por ahora sus virtudes le ganan a sus defectos o zonas grises.

    Comentó Ruizist! el 11.11.13 a las 8:21 pm — #permalink

  3. No estaba muy al tanto de esa dicotomía, pero es más o menos lo que pienso. En este caso el lado en que uno se ubica parece basarse en el medio de elija como más cómodo o apropiado. ¿Esa elección condiciona la ideología, o es al reves?

    Hace rato vengo comentando en distintos ámbitos un fenómeno que se da en Facebook (red que más uso, pero no descarto que ocurra lo mismo en otras). Son cosas que parecen inocentes, hasta tiernamente ingenuas al estilo de “Copia y pegá esto en tu muro”, “poné de perfil una foto tuya de niño si estás en contra del maltrato infantil” o “escribí 37 cm para erradicar el cáncer de mama”; parecen inofensivas, pero creo que en esencia reproducen y afianzan una lógica de imposición de discursos vendidos como espontáneos pero que como decía en el comentario anterior, vienen de alguien más que los digita.

    Creo que eso va generando en ciertos sectores de clase media, dependientes de la tecnología y que no pueden dejar de percibir todo lo público como ajeno, una idea de la militancia entendida como la repetición acrítica de causas y lemas que suenan nobles (¿quién va a ser tan desgraciado de no querer que desaparezca el cancer de mama?), pero que no implicaron ninguna participación no solo en la elaboración de la consigna, sino tampoco en la elección de la causa misma.

    Se asumen como personas comprometidas con lo que pasa a su alrededor, cuando en realidad están cayendo en una compulsión de creer participar en hechos que les son señalados por alguien más como relevantes. A partir de ahí reproducen como propia una postura ya prefijada antes; sin saber por quien, porque no hay tiempo de ponerse a averiguar: si un nene muere en hecho trágico mediatizado ya-ya-ya tiene que estar mi opinión plasmada para que todos la vean, y rápido prepararme para cuando llegue la próxima consigna.

    No se si estoy siendo claro en mi idea, pero me parece que tiene mucho que ver con el actuar histérico de ciertos sectores de nuestra clase media en los últimos años.

    Comentó Teodorico el 13.11.13 a las 9:57 pm — #permalink

  4. Sí, muy claro. Esa cosa espasmódica, potenciada también por la ilusión de las herramientas 2.0, que te permiten decir cosas en 2 segundos aunque, en el fondo, no tengas nada sustancioso para decir.

    La clase media argentina es un caldo de cultivo ideal para este tipo de cosas, encima fogoneada por la catarata de “indignación” que le baja como discurso casi único desde los medios.

    Comentó Ruizist! el 13.11.13 a las 11:09 pm — #permalink

Dejar un comentario

Tags permitidos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Copyleft Mut@ntes 2002/2019 — CMS: Wordpress 4.7.1 — Theme: Pool 1.0.7 (hacked) — RSS de entradas y comentariosSnap
Plugins: Audio Player, Akismet, Brian's Latest Comments, Clean archives reloaded, Force Word Wrapping, W3TC y WP-Contact Form